¿Nos ayudáis a mejorar?



Las personas que trabajamos en el proyecto de Trama Editorial deseamos conocer tu opinión sobre algunos aspectos de la revista Trama&Texturas, la colección de libros Tipos Móviles, los talleres de formación y el boletín informativo Texturas Express que enviamos periódicamente.
 
Es por ello que te agradeceríamos nos dedicases unos minutos para contestar un cuestionario.
 
Entre las personas que contesten el mismo sortearemos 10 lotes de 3 títulos de la colección Tipos móviles.
 
Gracias por tu tiempo, tus opiniones y sugerencias.
 

Fecha tope 10 de marzo.

Rodrigo Palacios. La lectura. Un estado de ánimo


Es sorprendente la aversión que algunas personas demuestran frente al fomento de la lectura. Quizá sea que los no lectores guarden un recuerdo traumático de aquello que ciertos maestros se empeñaron en forzar, obligando, a veces, a bajar la cabeza sobre textos densos, aparentemente creados para demostrar la lógica ignorancia de una mente infantil.

Sin embargo, los que aún leemos no asociamos el gusto por la lectura con ningún tipo de adoctrinamiento que nos pesara en la nuca, sino que acudimos a otro momento más íntimo; un instante de lucidez en el que de repente sentimos que no éramos nosotros quienes descubríamos el libro, sino que era él quien parecía llegar arrancado de la estantería por una inesperada jugada del destino, y ahora nos atrapaba en la maravilla de algo que, en realidad, no estaba sucediendo. Las palabras nos sumergían en un universo que no podíamos ver, y que sin embargo se antojaba más vivo que ningún otro.

Entonces elevábamos la vista hacia la posibilidad de los lugares a los que otros libros podrían llevarnos. Porque la lectura dejaba de ser algo que fomentar, y se convertía en una nueva clase de pecado. En las ganas de hojear ejemplares prohibidos, aún, para un niño. Pero habíamos abierto la caja, y ya todo el impulso nos conquistaba hacia el fondo de ella. Nos sumergía en aventuras que no habíamos vivido, en venganzas que sentíamos propias, en pasiones profundas por descubrir… Nos transformaba en héroes y en asesinos, en amantes incontenibles. Desde la mirada ausente de la lectura hemos salvado vidas y las hemos quitado. Hemos torturado. Se nos han permitido irreales atrocidades. Como autores de un texto no escrito por nosotros, y del que sin embargo nos hemos adueñado, deseando poseerlo un rato más…

Los que no han cruzado aquel umbral piensan ahora que si lo hicieran no encontrarían nada nuevo. Creen que la palabra es lenta sobre el papel, y rápida en una pantalla. Pero esta opinión es consecuencia de una pregunta equivocada. Porque lo que la imagen nos muestra no ha sido creado por nosotros. Simplemente está ahí, y se nos presta. Todos vemos lo mismo. Pero ¿quién ha dicho que dos personas puedan leer el mismo libro? ¿Quién sabe cómo imagino yo cada línea de un paisaje, cada mirada de terror, cada curva que describe un cuerpo? ¿Quién lo sabe, sino yo mismo?


No son infinitos los libros, sino infinitas las miradas. Porque de cada historia nacen muchas, según sean las manos que la sostengan, y la mirada que soporte el ansia de saber qué va a ocurrir. Anhelando escribir su propio libro, a medida que los ojos tejen una realidad completa desde las sencillas puntadas de las palabras.

Rodrigo Palacios (Madrid, 1979), escritor e ingeniero. Participó activamente en el teatro universitario, actuando, dirigiendo y escribiendo, para después pasar a cursar interpretación en la escuela de Jorge Eines. Realizó estudios de doblaje y locución, y ahora aprende canto lírico con Juan Angel García Panadero. En 2009 publicó su primera novela, Los ojos del centinela (Good Books), una absorbente historia a caballo entre el thriller y la novela negra. Con Estanebrage, El último bastión (Marlow, EDHASA; 2014) salta al género fantástico, en el que ha encontrado un camino con el que, seguro, nos sorprenderá.

Francisco Narla. Un estado de ánimo

Me llamo… Francisco Narla


Y en el sector del libro o como mera lector se me conoce como…Escritor.

Me gusta leer por… muchas razones. Porque aprendo, porque viajo, porque me emociono…

Cuando tenía doce años quería ser…Piloto y Escritor (por culpa de Saint-Exupéry).

Hoy soy… Piloto y Escritor.

Cuando me toca contarle a un extraño en una boda por qué me gusta leer o ando entre libros le digo que… los libros fueron mis mejores amigos durante mi infancia.

Sin embargo, en realidad mi día a día es más bien así:…entre nubes y letras.

Lo más raro que me ha sucedido nunca fue cuando…en la Feria del libro de Madrid, una lectora me preguntó si en la dedicatoria de uno de los cuatro ejemplares de mis libros que se llevaba con ella le podía poner una notita para el responsable de la facturación del aeropuerto para que la eximiera de pagar por exceso de equipaje (mis dos últimas novelas, ASSUR y RONIN; son bastante gordas).

Y lo peor… con una buena mujer, gran lectora. En una presentación me comentó, refiriéndose a mi última novela publicada, RONIN, “está te salió más gorda que la anterior”, yo desconcertado le contesto que no, que debe de estar en un error, y entonces me enseña su e-book y me muestra su copia de ASSUR, y tenía efectivamente 600 páginas, como ella decía, menos que RONIN; me dice que se la había mandado su primo, y cómo explicarle que era una copia pirata a la que le faltaba el último tercio… Al final todo resultó menos embarazoso de lo previsto, se compró un ejemplar en bolsillo de ASSUR y se fue muy ilusionada, pues lo único que no le había gustado de la historia es que el final le había parecido demasiado precipitado.

Aún más, si te dedicas a lo mío la gente no dejará de tocarte las narices con… que le regale mis novelas.

He perdido el entusiasmo por lo que hago cuando… fui boxeador aficionado;  cuando me tumban siempre me levanto.

Sin embargo, lo mejor de mi trabajo, sin duda, son… los mensajes positivos de los lectores, que te cuenten que tus historias les han llegado al corazón.

El mejor día que recuerdo en el trabajo fue… como piloto, mi primer vuelo en solitario (como en los relatos de Saint-Exupéry); y como escritor, la primera vez que entré en una conocida librería y vi mesas llenas de pilas y pilas ASSUR, la primera de mis novelas que fue un gran lanzamiento editorial.

Cuando quiero tomarme un descanso me dedico a… pescar con mosca, atender a mis bonsáis, pasear con Dumas, mi perro, y leer.  Siempre tengo un libro cerca.

Así es como veo el futuro de mi profesión… el de la literatura complicado si la gente sigue “pirateando” libros.

Eso sí, si un día logro jubilarme querré pasar el tiempo que me queda… no creo que hiciera algo muy diferente a lo que ahora hago. Me he esforzado mucho por tener la vida que deseaba, y por fortuna, y gracias a los lectores, lo he conseguido.

El último libro que he leído ha sido… El Francotirador” de Chris Kyle.

Y lo conseguí en… lo compré en la librería del aeropuerto de Coruña.

Y el primero que recuerdo que leí fue… creo que debió ser la serie de “Los tres investigadores” de Alfred Hitchcock, y también recuerdo de muy pequeñín “Miguel Strogoff” y “La isla misteriosa” de Julio Verne.

En mi mesilla tengo ahora para leer… una recopilación inédita de Álvaro Cunqueiro y algunos libros más para documentarme ya para una nueva historia.

Me gustaría añadir que… en mi opinión, no hay mejor viaje que el que te proporciona una buena novela.

-          www.francisconarla.com!



Más Runrunes de Memorias de un librero y algunos Tipos móviles





No se pierdan la entrada completa en el blog Negritas y cursivas

Nuestros libros nos parece que van estupendamente acompañados o acompañan estupendamente, como cada uno prefiera, a una buena taza de café, como en el caso de Judit Rodríguez .



Y, lógicamente, Arrebato, Los Portadores de sueños y Praga pasan a formar parte de nuestras librerías cómplices.

Taller con Luis Collado y Jorge Portland. Metadatos. Qué son y cómo ayudan a vender




TITULO
Descripción
Una correcta gestión de los metadatos en el quehacer editorial facilita una mejor descubribilidad online así como una más productiva comercialización de los contenidos digitales. El Taller pretende poner a disposición de los asistentes los conocimientos y algunas herramientas que les faciliten estos aspectos.
Contenidos
§         Qué son los metadatos.
§         Para qué sirven los metadatos.
§         Clasificación y tipos de metadatos.
§         Gestión y uso de metadatos. Herramientas. La importancia de los estándares de metadatos.
§         Buenas prácticas en el uso de los metadados.
§         Problemas y errores más comunes, las posibles soluciones.
Objetivos
§         Entender la importancia de los metadatos, desde el punto de vista editorial
§         Cómo trabajar con los metadatos en el flujo editorial.
§         Identificar las mejores prácticas en el uso de los metadatos, en mi actividad editorial
§         Conocer trucos y herramientas para un uso más correcto y cómodo de los metadatos.
Profesor
Luis Collado
Con más de 14 años de experiencia en el mundo editorial, trabajando tanto con libros en papel y sus primeras herramientas tecnológicas asociadas, como con su digitalización y su disposición comercial en formato electrónico.

Ha sido Director General de la División Universitaria / Profesional en Pearson Educación y Director de Marketing y Ventas en McGraw-Hill, antes de incorporarse a Google para llevar el proyecto de Google Books en España y Portugal.

Ya en Google también ha trabajado  en el lanzamiento de Google Play Books en España, Portugal y 18 países de Latinoamérica

Jorge Portland
Consultor independiente especializado en estrategias digitales y nuevos flujos de trabajo en la industria editorial. 
Experto en metadatos y su gestión.
XML aplicado a la industria editorial. 
Asesoramiento para la digitalización y etiquetado de fondos editoriales, evaluación de las estrategias digitales adecuadas para cada fondo editorial. 
Dedicado a la innovación en el campo editorial.

Amplia experiencia en el proceso editorial. Puesta en marcha de una colección. Labores de Editor de Mesa. Lectura de originales y redacción de informes de lectura. Experto en maquetación, así como conocimiento de diseño de libros. Seguimiento de la producción de libros.

Duración

4 horas
Fecha

27 de febrero de 2015 de 16:00 a 20:00
Lugar de celebración
Arce
Precio
75 euros
50 euros socios espacio Texturas
Importante
 Se ruega puntualidad.
Para cualquier duda o sugerencia contactar con promociontramaeditorial@gmail.com

Déborah Albardonedo. Un estado de ánimo

Me llamo…Déborah Albardonedo


Y en el sector del libro o como mera lectora se me conoce como…Agente literario.

Me gusta leer porque… es una pasión que he tenido la fortuna de convertir en mi profesión.

Cuando tenía doce años quería ser…no lo recuerdo; probablemente, veterinaria.

Hoy soy… aunque suene redundante, agente literario.

Cuando me toca contarle a un extraño en una boda por qué me gusta leer o ando entre libros le digo que… elijo un gran libro, una gran historia, y le transmito las emociones que ha despertado en la gente, las vidas que ha cambiado; por eso merece la pena pelear por el mundo del libro.

Sin embargo, en realidad mi día a día es más bien así:…llamadas, correos electrónicos, más llamadas, más correos electrónicos…y cuando me dejan, leo.

Lo más raro que me ha sucedido nunca fue cuando… ¡Uf!, muchísimas anécdotas. Creo que me quedaría con aquella en la que durante una presentación literaria en la que la frase promocional de la novela en cuestión comparaba al prometedor autor con Stephen King, una chica me preguntó “¿es Stephen King el que está firmando libros?”

Y lo peor… sin duda, cuando a uno de mis escritores les vence el desánimo y no hay buenas noticias que transmitirle.

Aún más, si te dedicas a lo mío la gente no dejará de tocarte las narices con… la frase mágica: “He escrito un libro, es una historia que interesará a todo el mundo…

He perdido el entusiasmo por lo que hago cuando… es un sector muy vivo, totalmente cambiante, en el que lo que realmente manda es el público, y a veces no entendemos lo que quieren.

Sin embargo, lo mejor de mi trabajo, sin duda, es… cuando llegan los primeros grandes comentarios de un libro que representas.

El mejor día que recuerdo en el trabajo fue cuando… me reservo los detalles, pero fue aquel en el que varios grandes editores pujaban por una de las obras que represento.

Cuando quiero tomarme un descanso me dedico a… pongo música, paseo con mi gato, o me escapo al cine.

Así es como veo el futuro de mi profesión… En estos momentos, la palabra más adecuada, es “incierto”, pero soy positiva, y este cuestionario versa sobre eso, así que he de decir que veo un futuro con libros.

Eso sí, si un día logro jubilarme querré pasar el tiempo que me queda… disfrutando… de los libros, y de mis seres queridos.

El último libro que he leído ha sido… el manuscrito de Francisco Narla.

Y lo conseguí en… Trato preferente.

Y el primero que recuerdo que leí fue… “El Principito”

En mi mesilla tengo ahora para leer… Un montón.

Me gustaría añadir que… Un libro puede ser tu mejor amigo.

-          www.albardonedo.es



Seguimos con el rumrum de Memorias de un librero


Antón Castro en facebook

Juan Triviño

La traición de los editores en Textos en solfa de Victoria Martín

“La traición de los editores”, Thierry Discepolo.
Original en francés “La trahison des éditeurs”.
Traducción: Gabriela Torregrosa
Trama Editorial. Primera edición, 2013.
No ficción.

Trama editorial se encarga de publicar este interesante ensayo titulado “La traición de los editores”, escrito por el también editor y director editorial (sello Agone) Thierry Discepolo. Traduce Gabriela Torregrosa.

Thierry Discepolo es, además de autor del libro, el fundador del sello independiente francés Agone desde 1998. Con esta firma, se propuso difundir obras que incidieran en la crítica social y política,  en el análisis de la historia y en la literatura comprometida. Un dato que nos aporta mucho sobre el nivel de construcción ideológica que sustenta “La traición de los editores”. Elogios para la traducción al español, nítida y fluida. Por momentos he olvidado que el original estaba escrito en francés (obviando, claro está, las muchas referencias del autor al panorama editorial actual francés).

Javier Pellicer. Un estado de ánimo

Me llamo… Javier Pellicer


Y en el sector del libro se me conoce como... un autor con un futuro prometedor, o eso es al menos lo que espero.

Me gusta leer porque… me hace sentir, porque me lleva a otros mundos, porque abre mi imaginación y me inspira, porque... son tantas las razones que podríamos estar todo el día.

Cuando tenía doce años quería ser… astrónomo. Pero odiaba las matemáticas.

Hoy soy… escritor, o al menos me siento escritor, aunque no me dé de comer. Novelas, relatos y artículos literarios sobre el mundo del libro para mi web son lo mío.

Cuando me toca contarle a un extraño en una boda por qué me gusta leer o ando entre libros le digo que… piense en lo que más le gusta a él, eso que le apasiona, y entonces entenderá por qué me gusta leer y escribir.

Sin embargo, en realidad mi día a día es más bien así:… buscar tiempo debajo de las piedras para escribir, bien sean trabajos literarios o artículos para mi web.

Lo más raro que me ha sucedido nunca fue cuando… no sé si raro, pero sí mágico: estaba en una librería, y mientras ojeaba varias novedades para decidir cuál comprar, llegó una chica y se puso a buscar entre las novelas históricas. Se quedó mirando mi primera novela, "El espíritu del lince", y al ver que le interesaba (por el rabillo del ojo) le dije que yo era el autor. Huelga decir que se llevó el libro firmado y dedicado.

Y lo peor… la constante lucha por publicar. Cuesta mucho y mina los ánimos en ciertos momentos. ¡Pero cuando ocurre, hace que todo haya valido la pena!

Aún más, si te dedicas a lo mío la gente no dejará de tocarte las narices con… que los escritores deberíamos conformarnos simplemente con que nos lean, y que no deberíamos defender nuestros derechos de remuneración por nuestro trabajo. Vamos, que no tenemos que cobrar, que demos gracias de hacer lo que nos gusta.

He perdido el entusiasmo por lo que hago cuando… llega una temporada de sequía en lo referente a la inspiración. Pero siempre vuelve, tarde o temprano.

Sin embargo, lo mejor de mi trabajo, sin duda, es… precisamente cuando te llega una racha de inspiración y sientes que conectas con la historia que estás escribiendo. Hace que todos los sinsabores queden en nada.

El mejor día que recuerdo en el trabajo fue cuando… me llegó mi ejemplar de mi primera novela publicada. Me emocioné profundamente debido al esfuerzo que había detrás de ese momento.

Cuando quiero tomarme un descanso me dedico a… cualquier cosa salvo aquello de lo que quiero descansar. Cine, música, salir a que te dé el sol...

Así es como veo el futuro de mi profesión… complicado, muy complicado. Pero mientras dure la ilusión, mientras escribir me haga feliz, seguiré luchando.

Eso sí, si un día logro jubilarme querré pasar el tiempo que me queda… ¿escribiendo? Qué poco original soy para algunas cosas.

El último libro que he leído ha sido… "Absurdario", de Darío Vilas. Una pequeña joya inclasificable.

Y lo conseguí en… una librería, por supuesto.

Y el primero que recuerdo que leí fue… ¡Uf!, imposible para un desmemoriado como yo recordar el primer libro que leí. Imagino que alguno infantil, cuando era un niño. Pero el que más me marcó, sin duda, fue "El Señor de los Anillos".

En mi mesilla tengo ahora para leer… tantos libros, que creo que el mueble va a colapsar.

Me gustaría añadir que… ha sido un placer compartir mis vivencias con todos vosotros. Y que no olvidéis apadrinar un autor español. No mordemos.

Enlace: La Web de Javier Pellicer (artículos, entrevistas, recursos para escritores y noticias relacionadas con el mundo del libro) http://javierpellicerescritor.com/

OTROS ESTADOS DE ÁNIMO   
.





Silvano Gozzer. Un estado de ánimo

Me llamo… Silvano Gozzer


Y en el sector del libro o como mera lectora se me conoce como… uno de los anatómicos.

Me gusta leer porque… me siento menos estúpido cuando lo hago y porque hasta los peores libros me enseñan alguna cosa sobre la condición humana.

Cuando tenía doce años quería ser… científico.

Hoy soy… consultor en mi propia empresa, diseñador de los libros de Fórcola, lector empedernido, socio de un par de editoriales, especialista en libros electrónicos, integrante de un laboratorio, dueño de un westie y amantísimo esposo de una peruana.

Cuando me toca contarle a un extraño en una boda por qué me gusta leer o ando entre libros le digo que… no los escribo, solamente vivo de ellos.

Sin embargo, en realidad mi día a día es más bien así:… responder correos electrónicos, hablar con mi socio Alberto Vicente, reunirme con clientes y potenciales clientes, trabajar en mi iMac, jugar una partida de ajedrez en línea, actualizar el calendario, procastinear y al final del día leer.

Lo más raro que me ha sucedido nunca fue cuando… después de haber vivido en cuatro países y seis ciudades distintas muchas cosas en mi vida editorial han sido bastante raras, aunque por citar la última una cena accidental en una pequeña ciudad peruana con el último premio Rómulo Gallegos, un tipo estupendo con una novela de imprescindible lectura, Simone, que me contó que no quería dar su libro a una editorial grande porque le daba miedo que luego lo obligaran a escribir otra.

Y lo peor… algunos amigos que he perdido por diferencias profesionales.

Aún más, si te dedicas a lo mío la gente no dejará de tocarte las narices con… que prefieren el olor y el tacto de los libros en papel.

He perdido el entusiasmo por lo que hago cuando… recibo críticas crueles de personas que respeto y aprecio.

Sin embargo, lo mejor de mi trabajo, sin duda, es… el trabajo en equipo con mi socio Alberto y la cantidad de gente interesante que he podido conocer estos años.

El mejor día que recuerdo en el trabajo fue cuando… firmé la escritura para la constitución de mi empresa en España y cuándo lo volvimos a hacer para constituirla en Perú.

Cuando quiero tomarme un descanso me dedico a… conocer los innumerables restaurantes limeños y a leer la última novela de Grisham.

Así es como veo el futuro de mi profesión… mayor transversalidad, mayor cooperación, más tecnología, más trabajo y más ilusión.

Eso sí, si un día logro jubilarme querré pasar el tiempo que me queda… me cuesta imaginarme jubilado pero si lo consigo me dedicaré a viajar a visitar todas las librerías del mundo.

El último libro que he leído ha sido… La conjura de los necios, un clásico que tenía pendiente leer desde hace años y que al acabar me di cuenta por qué no lo había leído hasta ahora

Y lo conseguí en… la librería de la Pontificia Universidad Católica de Perú, mi librería de cabecera en Lima por cercanía y porque obtengo descuentos en los extremadamente caros libros importados españoles.

Y el primero que recuerdo que leí fue… La vuelta al mundo en 80 días, el libro que me enseñó lo divertida que podía ser la lectura, a pesar de la edición infame en papel de periódico que compré en una extinta librería en Bucaramanga (Colombia) que tenía el maravilloso nombre de La alegría de leer.

En mi mesilla tengo ahora para leer… Uma breve história do Brasil, una apasionante historia de mi país de origen editado por Planeta Brasil.

Me gustaría añadir que… gracias por invitarme a participar del estado de ánimo y por el trabajo que hace el equipo de Texturas, una revista que ha  sido un referente y un ejemplo para mi durante todos estos años dedicados al sector editorial.

.
-          http://www.anatomiadered.com/

OTROS ESTADOS DE ÁNIMO   


Más ecos producidos por Memorias de un librero y el número 25 de la revista





Enrique Pascual Pons. Un estado de ánimo

Me llamo…Enrique Pascual


Y en el sector del libro o como mero lector se me conoce como…Quique

Me gusta leer porque…Nunca me lo he planteado. Leo desde que soy un crío. En mi casa no se hablaba de otra cosa y si querías seguir las conversaciones tenías que leer. Es un hábito tan arraigado en mí que no me planteo un día sin poder leer, llevo siempre un libro encima, aunque vaya a hacer la compra. De hecho recuerdo que mi único arresto en el servicio militar fue cuando me pillaron leyendo La insoportable levedad del ser después de limpiar las letrinas del batallón.

Cuando tenía doce años quería ser…Abogado. Siempre he sido muy picapleitos. De hecho estudié Derecho y me encantó. Es una espinita que tengo clavada.

Hoy soy…El nieto de Marcial Pons, el hijo de Carlos Pascual y el sobrino de Juan José Pons. Yo tenía el listón muy alto como para ser alguien.

Cuando me toca contarle a un extraño en una boda por qué me gusta leer o ando entre libros le digo que…Nací en una librería. Mi madre debió romper aguas en la librería de Valle Suchil. Es la fuerza del destino.

Sin embargo, en realidad mi día a día es más bien así:…Soy un enamorado de mi oficio; me quejo poco. Soy como un exfumador en un estanco. Estoy rodeado de libros que quiero leer y que no tengo tiempo para hacerlo. Y cada día llegan más. Es muy frustrante.

Lo más raro que me ha sucedido nunca fue cuando…Tengo muchas anécdotas, pero quizás lo más destacable fue cuando se rodó un capítulo de “Cuéntame cómo pasó” en la librería. El capítulo relataba un mitin semiclandestino de Ramón Tamames en la librería en los años 60 que terminaba siendo reventado por los falangistas. Los extras chavales muy jóvenes que no sabían lo que había sido Falange, tenían que entrar en la librería insultando a los rojos y rompiéndolo todo. En un momento de euforia uno de los chavales en lugar de “¡Viva Franco!” soltó “¡Aúpa Franco!” y tuvieron que cortar dadas las risas del personal con el consiguiente cabreo del director.

Y lo peor… El fallecimiento de un compañero nuestro en la montaña escalando y de dos más por enfermedad.

Aún más, si te dedicas a lo mío la gente no dejará de tocarte las narices con…Que es idílico trabajar en la librería, que aquí lo único que hacemos es leer y escuchar buena música. Los libros florecen en las estanterías, no hay que pedirlos, marcarlos, catalogarlos, trasportarlos, colocarlos, venderlos, devolverlos (en algunos casos), reponerlos,…

He perdido el entusiasmo por lo que hago cuando…He trabajado a nivel gremial y he encontrado tanta cerrazón y estrechez de miras.

Sin embargo, lo mejor de mi trabajo, sin duda, es…El reto que supone todos los días vender libros. Ningún día es igual. No hay monotonía en lo que hacemos.

El mejor día que recuerdo en el trabajo fue cuando…Don Marcial, con 93 años entró en la nueva librería que sustituía a la que él fundó y me dijo “Curri (me llamaba así) esto está pero que muy bien”

Cuando quiero tomarme un descanso me dedico a…Jugar al fútbol con mis hijos en el parque o juntarme con mis colegas los jueves a tocar rock & roll.

Así es como veo el futuro de mi profesión…Pues en estos momentos corto pero intenso, como el buen café. Podría durar más si consiguiéramos entre todos los sectores del libro rediseñar un nuevo modelo de relación muy distinto al que tenemos ahora. Pero después de haber intentado dar algún paso en esta dirección desde mis múltiples puestos de representación gremial, lo veo muy pero que muy difícil. De ahí lo de la cerrazón y la estrechez de miras.

Eso sí, si un día logro jubilarme querré pasar el tiempo que me queda…Disfrutando de las cosas sencillas.

El último libro que he leído ha sido…Expediente Bagdad, de Eugenio García y Joan Cañete publicado por Siruela. Una buena recomendación de mi amigo Aldo de Antonio Machado

Y lo conseguí en…Mi librería. A diferencia de otros libreros a mí no me regalan prácticamente libros. Me los compro casi todos. He llegado incluso a proponer libros a editores que una vez que han salido, no se han molestado ni en enviármelo.

Y el primero que recuerdo que leí fue…La tarta voladora de Gianni Rodari.

En mi mesilla tengo ahora para leer…… ¿Por qué Marx no habló de Copyright? de David García Arístegui publicado por  Enclave de Libros.


Me gustaría añadir que… hay que recuperar el verdadero oficio del librero de nuevo. No podemos permitir que otros confeccionen nuestra oferta porque nos sea más cómodo y sencillo. Ser librero requiere proponer todos los días a los lectores una selección a la medida de sus exigencias y eso es algo que sólo lo podemos hacer nosotros.

 


  OTROS ESTADOS DE ÁNIMO